HARINAS Y ENFOSCADOS

Antes del diagnóstico sólo tenía harina de trigo y pan rallado en el armario de la cocina. Una vez diagnosticados tenemos un armario lleno de harinas y pan rallado para hacer elaboraciones diferentes. Si eres de hacer pastelería o repostería en casa empieza a hacer espacio porque hay un montón de harinas que te pueden ayudar a obtener buenos resultados.

DANI tiene este pan rallado para hacer rebozados más rústicos, gruesos y sabrosos. Esta hecho de guisante y esto le otorga un sabor especial. Lo que me gusta mucho de este pan rallado es que no absorbe mucho aceite y deja el producto final crujiente y nada aceitoso.

Como puedes ver en el envase, es idóneo para rebozar pollo en trozos o hacer nuggets. Tienen la versión normal y la versión picante. Es fácil de encontrar en los supermercados.

En Mercadona encontramos este pan rallado con una textura fina y un sabor bastante bueno. Lo utilizo para hacer croquetas y albóndigas.

Con este preparado para Tempura de la marca NATUR IMPROVER, hacer una tempura de verduras o gambas es muy sencillo. Seguir las instrucciones al pie de la letra te garantiza un resultado excelente. Los espárragos verdes de la derecha triunfan en casa incluso a los menos amantes de las verduras.

Schär tiene diferentes mix de harinas dependiendo de qué elaboración se quiera preparar. Una de las que no me faltan nunca es la Mix C Dolci porque es específica para hacer galletas, bizcochos, magdalenas etc. Se puede encontrar con facilidad en los supermercados.

La marca Moar tiene un surtido muy amplio de harinas y mejorantes certificados sin gluten. De vez en cuando hago un pedido por internet y tengo para una buena temporada. Desde harina de arroz, tapioca, trigo sarraceno, almidones de trigo, de maíz, fécula de patata, psyllium, goma xantana, etc. Ya sabéis que a la hora de hacer pan o bollería sin gluten, la lista de ingredientes suele ser larga y a veces no sabemos dónde encontrarlos. Lo compro en Foody que además son muy serios y lo traen perfectamente embalado .