COCCIÓN DE LA PASTA

Viertes la pasta directamente en el colador cuando ya está cocida? ERROR

 

Echas aceite en la pasta cuando hierve para que no se pegue? ERROR

 

Refrescas la pasta con agua fría? ERROR

 

Seguramente estarás pensando que aunque has cometido estos errores hasta ahora, a ti la pasta te queda bien. Y sí, seguramente ya te esté bien hacerlo así, pero yo te sugiero hacerlo de la siguiente manera. Prueba y compara.

 

1.- Elige un recipiente grande para que la pasta hierva libremente, si lo haces en uno pequeño la pasta se pega con más facilidad.

 

2.- Pon 100 gr de pasta por persona.

 

3.- Pon 1 litro de agua por cada 100 gr de pasta.

 

4.- Pon la sal cuando el agua hierva, si la pones con el agua fría, tardará más a hervir. La proporción de sal es una cucharada rasa (unos 10 gr) de sal por cada litro de agua.

 

5.- Verter la pasta en el agua hirviendo, remover  y cuenta exactamente los minutos que te pone el fabricante (siempre lo pone en el paquete). Remover un par o tres de veces mientras dura la cocción.

 

6.- Cuando haya pasado este tiempo, cuela la pasta sacándola con una espátula y deja en un colador, pero no la viertas nunca con su agua en un colador, porque estás vertiendo todo el almidón que ha soltado al agua y esto hará que la pasta te quede más pastosa.

 

7.- No la pases por agua. No es necesario y sólo conseguirás enfriarla y sacar el punto de sal.

 

8.- No le pongas aceite ni al agua de cocción ni al escurrirla, esto sólo hará que la salsa que le pongas no penetre en la pasta.

 

9.- Si tienes que dejar la pasta preparada para comerla más tarde o al día siguiente, sí puedes poner un poco de aceite cuando ya hayas colado la pasta.