ENSERES Y MATERIAL CULINARIO

Este apartado va dirigido a todos los que os estáis iniciando en la cocina.

 

A muchos nos gustaría tener una cocina grande como la de los restaurantes, dotada de máquinas y utensilios maravillosos, con mil tipos de platos, cuencos y recipientes. Y sobre todo una buena despensa donde poder guardar todos los ingredientes de manera ordenada, pero la realidad es que a menudo nos encontramos con poco espacio para trabajar y almacenar. Esto pero no será un problema si eres capaz de organizarte bien.

 

De entrada necesitas como mínimo el siguiente material para cocinar con unos mínimos de comodidad.

 

Paellas: Con tres sartenes de tres tamaños diferentes será suficiente (20, 24 y 28 cm aproximadamente). Recomiendo que tengas una destinada sólo a hacer tortillas, ya que el ácido úrico que contiene la carne y el marisco te irán dañando el material antiadherente, y no hay nada peor que se te enganche una tortilla!

 

Cazuelas: Oso decir que con una cazuela de unos 29 cm de diámetro es suficiente para hacer una comida para 4 personas.

 

Ollas: Ten dos ollas, una mayor y otra más pequeña. Aquí todo dependerá de si necesitas hervir pasta con gluten y sin gluten a la vez, con lo cual te aconsejo que tengas dos del mismo tamaño para poder hervir las dos pastas a la vez.

 

Cazo: Con un cazo de unos 25 cm te basta.

 

Parrilla: Según las personas que está en casa es mejor que compres una grande.

 

Plancha: No sería imprescindible, pero es muy útil para hacer el pescado.

 

En todos estos utensilios es importante que notes las indicaciones del fabricante para que sea aptos para tu cocina, según si tienes gas, vitrocerámica, inducción, etc ...

 

Opta por comprar calidad más que cantidad, fíjate que sean de material antiadherente y sobre todo lavarlos a mano. Aunque muchos fabricantes indican que se pueden lavar en el lavavajillas, te aconsejo que los laves a mano, ya que el lavavajillas destruye la capa antiadherente de los recipientes y esto conlleva que se te peguen las comidas.

 

Ten a mano siempre unos asideros para no quemarte con las tapas de las cacerolas o con la placa del horno.

 

Respecto a los cuchillos, es imprescindible que estén bien afilados. Es más fácil cortarte con un cuchillo que no corta, ya que tendrás que hacer más fuerza y es más probable que se te escape y te cortes.

 

Los imprescindibles son el de chef / cocinero (es lo que en castellano habrás oído nombrar como cuchillo cebollero), es grande y útil para cortar verduras y cebollas. El cuchillo pelador puntilla, que es pequeño y muy útil para pelar patatas, ajos y piezas pequeñas. El pelador para zanahorias, calabacines, pepinos, etc ... Ya que estamos hablando de verduras, recuerda que los pimientos necesario cortarlos por la parte interior, la que es mate, por dos razones, la primera es porque resulta más cómodo y la segunda es que la piel reluciente del pimiento hace perder el filo del cuchillo. Y si tallas tomates es conveniente que lo hagas con un cuchillo de sierra, ya que el ácido del tomate también hace perder el filo del cuchillo.

 

El de sierra utilízalo únicamente por el pan. Nunca cortes pan con un cuchillo sin sierra para que le quita el afilado y luego no te cortará bien las verduras o la carne.

 

Si sueles cortar jamón en casa, no te puede faltar el cuchillo jamonero, ya que es imposible hacer un buen corte de jamón con otro cuchillo.

 

Y si tenemos cuchillos debemos tener madera para cortar. Recuerda que los utensilios de madera deben ser exclusivos para los alimentos sin gluten. Si no quieres tener dos, puedes optar por compar-la de polietileno.

 

Imprescindible pinzas y tijeras de cocina.

 

Los utensilios básicos que también necesitarás serán cucharones, espátulas y espumadas (no olvides tener una escumadera araña para cuando hagas fritos) te recomiendo que sean de silicona, por dos razones, una porque la silicona no es porosa y eso es garantía de que no quedan restos de gluten tras lavarla, y la segunda es que no raya las sartenes y cacerolas.

 

Los escurridores pueden ser de plástico, recuerda que si tienes que colar pasta con gluten y pasta sin gluten, cola primero sin gluten para evitar la contaminación.

 

Ten un par de coladores (uno grande y uno pequeño).

 

Tuppers de diferentes tamaños te facilitarán el trabajo de almacenar alimentos en la nevera o en el congelador. En la base de los recipientes encontrarás la información respecto si son aptas para congelación, microondas y lavavajillas.

 

Una tapa de plástico para uso de microondas te será útil para tapar los platos sin gluten que quieras calentar. De esta manera te asegurarás que no se contamine nada.

 

Los cuencos son muy útiles para tener la "mise en place" en perfectas condiciones (más adelante hablamos de la mise en place). Hazte con diferentes tamaños y sobre todo si eres aficionado a hacer repostería, te recomiendo que tengas también pequeños para depositar los ingredientes de menos peso.

 

Una báscula de cocina es necesaria si preparas elaboraciones de pastelería, ya que las cantidades de las recetas deben ser exactas. Una de precisión te será muy útil, ya que te pesan en diferentes unidades (gr, oz, ml ...) y además pesan cantidades muy pequeñas. Puedes encontrarlas por unos 20 € aproximadamente.

 

Siguiendo con la repostería o pastelería, decirte que te será útil tener un batidor de varillas manual, así como las eléctricas para montar nata, claras, etc ...

 

Las lenguas de silicona no son imprescindibles, pero lo cierto es que por su bajo coste merece la pena tener una.

 

Un juego de cucharillas medidoras también es muy útil para medir ingredientes de poco peso. Te puede costar unos 6 € y le sacarás mucho provecho.

 

Un molde para pastelería, es importante que sea antiadherente si no quieres tener ningún berrinche.

 

Unas mangas pasteleras desechables te facilitarán el trabajo.

 

Un rollo de papel de horno, absorbente, aluminio y film transparente no te pueden faltar.

 

Antes te he hablado de la mise en place, que significa tener a punto todos los ingredientes y materiales antes de ponerte a cocinar. Una buena organización te hará el trabajo más sencillo y no perderás tiempo buscando ingredientes o material que necesitas a toda prisa.

 

  1. Ten la receta que quieres elaborar a la vista.

  2. Prepara los ingredientes, pésalos, córtarlos y deposítalos en recipientes para tenerlos a punto cuando te hagan falta.

  3. Déjate a mano los utensilios que necesitarás.

  4. Avanza las elaboraciones que te sea posible para ganar tiempo.

  5. La superficie de trabajo debe estar limpia y vacía de cosas innecesarias. Recuerda que trabajar a gusto y con calma te dará mejores resultados.

  6. Ve limpiando o poniendo en el lavavajillas los utensilios que ya no tienes que volver a utilizar, ver un caos en el fregadero no ayuda mucho.

  7. Muy importante: cocina con amor, si no tienes un día muy receptivo mejor déjalo para otra ocasión.

 

 

Ahora ya puedes lanzarte a la aventura de hacer tus elaboraciones. No decaigas en los primeros intentos, nadie nace enseñado, poco a poco irás desarrollando conocimientos y práctica. Ánimo que esto engancha y resulta muy gratificante.

 

 

 

 

 

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Suscribirse a CAP PLAT AMB BLAT es voluntario y gratuito, únicamente necesito tu nombre y correo electrónico para poder enviarte información que considere que pueda ser de tu interés.  Tus datos serán tratados confidencialmente, no se cederán a terceros ni haré ningún otro uso que no sea estrictamente el de enviarte información.

Acepta la política de privacidad antes de clicar ENVIAR. Recibirás inmediatamente un correo electrónico confirmando tu subscripción. Si no lo recibes en la bandeja de entrada es muy probable que lo tengas en correo no deseado, para poderlo leer muévelo a la bandeja de entrada.

En cualquier momento puedes darte de baja de la subscripción, enviando un correo electrónico a capplatambblat@gmail.com.

© 2023 by Shades of Pink. Proudly created with Wix.com